SUBRE: NOVEDOSA SOLUCIÓN PARA PLANTAS DEPURADORAS

A través de esta tecnología de Fluence se reduce el uso de productos químicos, ahorra energía y costos operativos, a la vez de aumentar la capacidad de la planta.

Se trata de una tecnología pensada para la remoción de nutrientes, una de las principales problemáticas a nivel mundial. Entre sus beneficios se encuentran mejorar la calidad del efluente, reducir el uso de productos químicos, ahorrar energía hasta un 30% más que utilizando los métodos de aireación tradicionales, y disminuir costos operativos en el mismo porcentaje.

Actualmente, muchas plantas utilizan metanol para cumplir con las normas de descarga de efluentes con parámetros estrictos en remoción de nutrien- tes. El metanol es peligroso, tóxico e inflamable, haciendo que la planta sea compleja y de gran tamaño, además de presentar un costo adicional para el funcionamiento de la planta. A partir del uso de la tecnología SUBRE se puede cumplir con los requisitos más exigentes de descarga, lográndose una mejor remoción biológica del nitrógeno y del fósforo, y se puede aumentar la capacidad de la planta de tratamiento de aguas residuales.

Mario Pastinante, Presidente de Fluence Argentina y Director General de Fluence Corporation para Sudamérica, sostiene: “Si bien se trata de una tecnología con poco tiempo en el mercado argentino, ya hay varias empresas que han seleccionado este tipo de tratamiento por su gran eficiencia energética y alta capacidad de remoción de nutrientes. A nivel mundial contamos con más de 20 instalaciones”, y agrega: “Las configuraciones de SUBRE prestan la innovación de la tecnología MABR a las plantas de tratamiento de efluentes convencionales a gran escala, expandiendo la capacidad de tratamiento para acomodar flujos más altos; proporcionando una eliminación intensificada de nutrientes para cumplir con las estrictas regulaciones; y avanzando hacia un tratamiento de energía neutral, sin requerir ninguna huella adicional de la planta”.

Por su parte, Henry Charrabé, Director Ejecutivo  y CEO de Fluence, señala: “Con el aumento de la urbanización, las instalaciones existentes de tratamientos de efluentes enfrentan nuevos desafíos. Cuando una instalación de tratamiento de efluentes convencional ha alcanzado su límite, la tecnología SUBRE ofrecida por Fluence resuelve estos desafíos. En lugar de ampliar las plantas actuales y construir nuevos recintos, los módulos SUBRE se sumergen en las cámaras existentes, lo que mejora la calidad de los efluentes, reduce el uso de productos químicos, ahorra energía y costos operativos y aumenta la capacidad. Además, la tecnología SUBRE se puede instalar en plantas de tratamiento de efluentes para nuevas instalaciones lo cual reduce las necesidades de infraetructura y los costos operativos a comparación de las plantas tradicionales”.

Tecnología de biofilm

La solución SUBRE basada en la tecnología de biofilm de membrana aireada (MABR), está disponible en dos configuraciones: como actualización de planta existente (Retrofit) y como una planta totalmente nueva (Greenfield). Una solución de SUBRE Retrofit está diseñada para actualizar los recintos existentes con capacidades de 2000 – 100.000 m3/día. Mientras que, una solución de SUBRE Greenfield, se diseña a medida según las especificaciones del cliente, con espacio de implantación y requisitos de energía reducidos, para ubicaciones difíciles o remotas.

Los módulos SUBRE MABR de Fluence son fáciles de instalar y altamente eficientes en el uso de la energía. Además, se caracterizan por ser rentables, y lograr la eliminación simultánea de nutrientes para asegurar una alta calidad del efluente. Para tal fin, todos los módulos son sometidos a un riguroso control de calidad.

Proyectos en marcha

Fluence construirá dos instalaciones de SUBRE con el socio local jamaiquino Engineering and Technology Associates, Inc. (“ETA”) para atender dos nuevos desarrollos de viviendas en las áreas de Kingston y Spanish Town de Jamaica, propiedad del National Housing Trust (“NHT”). Los proyectos serán operados por la Comisión Nacional del Agua (“NWC”).

La primera instalación constará de 12 módulos SUBRE formados cada uno por 3 espirales MABR y tratará hasta 1.400 m3/día de efluentes domésticos. La segunda instalación constará de 6 módulos SUBRE y tratará hasta 760 m3/día. El agua tratada será apta para reutilización no potable.

Más información: www.fluencecorp.com