Canadá apuesta por un nuevo método para purificar el agua

Se trataría del primer sistema, a base de bacterias, que utiliza la gravedad para retirar los agentes contaminantes capturados en el líquido.

En algunas comunidades remotas de Canadá se está probando un sistema de purificación de agua, antes de su futura instalación, que utiliza bacterias para potabilizarla y que sea apta para el consumo humano.

Esta no es la primera vez que se realiza un tratamiento con las membranas, pero las modificaciones desarrolladas por el equipo del profesor Pierre Bérubé, de la Universidad de la Columbia Británica en Vancouver, Canadá, producen un resultado aún más efectivo: pueden eliminar más del 99,99 por ciento de los agentes contaminantes que contiene el agua, lo que las hace adecuadas para potabilizarla.

EL SISTEMA CONSISTE EN TANQUES DE MEMBRANAS DE FIBRA CAPACES DE CAPTURAR Y ELIMINAR EL 99,99% DE LOS ELEMENTOS CONTAMINANTES EN EL AGUA.

El sistema creado por este equipo universitario consiste en tanques de membranas de fibra que son capaces de capturar y retener los agentes contaminantes del agua -tierra, partículas orgánicas, bacterias, virus, etc.-, dejando, al mismo tiempo, que el líquido se filtre con facilidad. Como una segunda línea de defensa, hay una biopelícula conformada por una comunidad de bacterias beneficiosas, que actúan conjuntamente para descomponer los productos contaminantes.

Hasta donde han expresado sus creadores, este nuevo sistema es el primero que utiliza la gravedad para retirar los agentes contaminantes capturados, que, de otra forma, se podrían acumular hasta obstruir la membrana y evitar el paso del agua. Además, no necesita mucho mantenimiento y es tan eficiente como los métodos convencionales que usan sustancias y sistemas mecánicos complejos para mantener limpias las membranas.

Ver también:
En Argentina, buscan potabilizar el agua mediante el uso de desechos
La anguila robótica que detecta el grado de contaminación del agua

Por su parte, la biopelícula también ayuda absorbiendo, por así decirlo, los agentes contaminantes capturados. Solamente es necesario abrir y cerrar un par de válvulas cada 24 horas, con el fin de elevar el nivel del agua y dejar que la gravedad y la biología hagan el resto del trabajo. Esto quiere decir que hay un ahorro notable en cuanto a tiempo y dinero durante la vida útil del sistema.