Mejoras en el rendimiento de calderas y ahorro de energía

Corrosión, incrustaciones duras y adeherentes, son elementos recurrentes a los cuales se enfrentan las calderas. Encarar a tiempo estos problemas, no solo permite ahorrar en costos de mantenimiento sino que asegura la vida útil de estas. A través de tres interrogantes claves, veremos cómo cuidarlas y optimizar su uso.
Por Gabriela Correa, Departamento Técnico de Sistema TQ

Cómo cuidar la caldera, y a su vez, mejorar su rendimiento y ahorrar energía, es un interrogante que ronda de forma constante en las industrias que utilizan este tipo de tecnología. Una reacción tardía en lo que se refiere a mantenimiento, no solo podría atentar en contra de su funcionamiento sino que genería costos innecesarios. A través de tres preguntas que responderemos a continuación, veremos cómo encarar de manera óptima y eficaz los principales problemas que afectan a estos sistemas, sin ocasionar un daño o perjuicio al medio ambiente.

Tanto los depósitos como la corrosión
producen el deterioro de
tubos, domosy demás
componentes de la caldera,
generando pérdidas de producción.

¿Cuáles son los problemas asociados al agua de la caldera?

En los equipos generadores de vapor, el ciclo del agua se inicia con el ingreso de la misma a la caldera y dentro de esta se produce, mediante el calentamiento, una gran evaporación de agua en forma de vapor. Luego este vapor se utilizará en el proceso y podrá ser recuperado como condensado.

Las sales que ingresan con el agua de alimentación quedan dentro de la caldera y pueden hacerse insolubles, formando incrustaciones duras y adherentes (generalmente depósitos de carbonato de calcio).

Las posibilidades incrustantes del agua se pueden conocer a través de sus características químicas y su contenido de “dureza”. Las sales duras de calcio y magnesio son una de las principales causas en el origen de las incrustaciones. Estas afectarán el intercambio térmico obligando al equipo a trabajar con un menor rendimiento y con un mayor consumo de energía.

Por otro lado, el oxígeno, algunos iones y el pH son factores que aceleran los procesos corrosivos en el interior de la caldera.

Tanto los depósitos como la corrosión producen el deterioro de tubos, domos y demás componentes de la caldera, generando pérdidas de producción, daños en las instalaciones, incremento en el consumo de energía y situaciones de riesgo.

El oxígeno,
algunos iones y el pH son factores que aceleran los procesos mcorrosivos en
el interior de la caldera.

¿Cómo los revierto sin dañar el medio ambiente?

Sistema TQ es un Sistema de Tratamiento No Convencional formulado en base a alcalinizantes, estabilizantes de pH, secuestrantes, dispersantes, acondicionadores de lodo y anticorrosivos para caldera y líneas de vapor. Esta formulación brinda la acción sinergizada de cada uno de sus componentes.

Con el agregado de la línea Sistema TQ se obtiene una desincrustación alcalina tan sólo con una dosis habitual, de fácil aplicación y cumpliendo con los objetivos de evitar las incrustaciones, desincrustar las ya existentes y prevenir la corrosión; con una sorprendente velocidad de resultado.

Además de tener un óptimo funcionamiento en el tratamiento de caldera, cuenta con anticorrosivos para líneas de vapor, aminas neutralizantes, que eliminan la acidez natural de vapor producida principalmente por la presencia de dióxido de carbono.

La utilización de compuestos de uso alimentario, con Status de la FDA (Food and Drugs Administration) y la Certificación del SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) le confieren al Sistema TQ características ideales para su utilización en generadores de vapor de la industria alimentaria y en toda industria que tenga como objetivo la protección de su caldera, la generación de vapor sanitario y la protección del medio ambiente.

¿Cómo logro eficiencia energética en mi industria?

Evitar la formación de incrustaciones, minimizar la corrosión y operar de forma segura la caldera y los sistemas de vapor y condensado, me permiten el ahorro de energía térmica. Este ahorro transforma el tratamiento químico implementado en una inversión, generando la disminución de los costos y asegurando la sustentabilidad de la actividad.

La aplicación de Sistema TQ es acompañada por un programa de mantenimiento y ahorro de energía, parámetros a mantener y una gestión de calidad.

Ver también:
Galvanizado: ¿el fin de la corrosión?
Las 10 tecnologías con impacto positivo para este año

Más información: www.sistematq.com.ar