Nuevo proceso para reciclar y reutilizar envases de sustancias tóxicas

Con el uso de dióxido de carbono supercrítico (sc-CO2) se logró reducir los gastos económicos y energéticos, y a su vez minimizar el impacto ambiental que generaba el Triple Enjuague.

envases de plastico

Después de dos años de investigaciones, el proyecto Life Extruclean dió como resultado, un tratamiento innovador para la descontaminación de residuos plásticos que hayan contenido sustancias peligrosas, mediante el uso de dióxido de carbono supercrítico (sc-CO2) en el proceso de extrusión. La efectividad de la nueva tecnología supera en un 70% a la de los tratamientos convencionales. Está financiado a través del programa Life de la Unión Europea y coordinado por el Instituto Tecnológico del Plástico -Aimplas.

Un fluido supercrítico es cualquier sustancia que se encuentre en condiciones de presión y temperatura superiores a su punto crítico que se comporta como un híbrido entre un líquido y un gas, es decir, puede difundir como un gas, y disolver sustancias como un líquido. Entre los más usuales, el que se destaca con todas estas propiedades es el CO2, que se comporta como un gas en el aire y como un sólido -hielo seco- cuando se congela.

 

Sostenible y eficiente

Actualmente, para eliminar la toxicidad que acumulan los envases plásticos que han contenido sustancias peligrosas, se emplea el método del Triple Enjuague. Este es un tratamiento que supone el empleo de grandes cantidades de agua, detergentes y energía, así como la generación de aguas residuales que deben recibir un tratamiento específico. Tras este procedimiento de descontaminación, el plástico se procesa -habitualmente- mediante extrusión, y da lugar a un material reciclado para aplicaciones de escaso valor añadido, debido a que se afectan sus prestaciones.

Además, de tratarse de una tecnología limpia, el nuevo sistema permitirá mejorar la calidad del material reciclado de forma que se ampliará el ámbito de aplicaciones a otras de mayor valor añadido, por ejemplo la fabricación de nuevos envases para sustancias y mezclas peligrosas. Concretamente, durante la primera mitad del proyecto se optimizó el proceso utilizando garrafas de polietileno contaminadas en un entorno controlado con simulantes y modelos líquidos.

 

www.life-extruclean.eu