MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN DE BOMBAS EMPLEADAS EN EL BOMBEO DE FLUIDOS CORROSIVOS

Para la transferencia de fluidos corrosivos las bombas más comúnmente empleadas son las centrífugas. En cuanto a materiales de construcción existen dos grandes divisiones: las bombas no-metálicas (construidas de PVDF, polipropileno o fibra de vidrio) y las bombas metálicas (construidas de acero inoxidable o aleaciones especiales como el titanio, hastelloy-C o CD4MCU)

Bomba centrífuga para fluidos abrasivos y con sólidos en suspensión.

Históricamente, la utilización de bombas no-metálicas fue muy limitada a servicios auxiliares, pero con el desarrollo de nuevos métodos de inyección de piezas grandes en PVDF, distintos fabricantes han logrado una densidad de piezas y resistencia química que permiten considerar las bombas no-metálicas para aplicaciones de proceso.

Bombas revestidas o con carcasa interna no-metálica

Las bombas centrifugas revestidas, típicamente son construidas en fundición de hierro dúctil con un diseño de carcasa externa (no en contacto con el fluido) y un revestimiento o carcasa interior de PVDF o PP (Polipropileno) a fin de lograr resistencia química con los fluidos más corrosivos. Si bien las bombas con impulsor y carcasa interna de PVDF o PP inyectado tienen la capacidad de mover fluidos sucios, su función primaria es lograr una alta resistencia química.

En el caso del PVDF las piezas inyectadas pueden resistir temperaturas hasta 150°C (según fluido). Las bombas revestidas, comúnmente representan una inversión menor que las bombas construidas de aleaciones especiales y el reemplazo de las piezas hidráulicas (revestimiento, impulsor) son inferiores al costo de piezas en acero inoxidable.

Bomba centrífuga sobredimensionada para fluidos abrasivos, corrosivos o sucios.

Bombas centrifugas construidas de fundición de inoxidable o aleaciones especiales

Las bombas centrifugas construidas bajo norma ANSI suelen ser construidas en acero inoxidable o aleaciones especiales como el titanio, hastelloy-C o CD4MCU. Esto permite una excelente resistencia a fluidos corrosivos y sucios o en casos de instalaciones con temperatura de fluido superior a los 150°C. El diseño con impulsor semi-abierto de las bombas construidas bajo norma ANSI es lo que hace posible el bombeo de fluidos con algo de viscosidad.

Este diseño de bomba es sumamente robusto y, de tener una buena resistencia química al fluido, las partes hidráulicas pueden proporcionar una larga vida útil. Sin embargo, la exposición a condiciones de concentraciones de químicos variantes puede causar la corrosión de la voluta o impulsor. En este caso el costo de operación del equipo puede escalar rápidamente ya que los costos de las volutas fundidas enteramente en acero inoxidable o alguna aleación especial suelen ser elevados.

Ejemplo de bomba centrífuga instalada para tratamiento de soda cáustica

Ambos tipos de bombas cuentan con alternativas de sellado aptos para fluidos corrosivos que varían desde sellos mecánicos no-metálicos, simples y dobles, y diseños de acoplamiento magnético (sin sello mecánico). Para más información ingresar a www.allpumps.com.ar -especialistas en tratamiento de fluidos abrasivos y corrosivos.

Más información: http://bit.ly/391t1ny