LUBRICANTE INDUSTRIAL RESISTENTE AL AGUA Y BAJO IMPACTO AMBIENTAL

Se trata de un desarrollo bahiense destacado como uno de los cinco finalistas del Concurso de Planes de Negocios Tecnológicos del Instituto Balseiro. Según los responsables del proyecto, esta iniciativa busca sentar las bases de un plan de negocio responsable que “aporte a la mejora del medioambiente, establezca una empresa tecnológica rentable en el país y generar fuentes de trabajo calificado”.

Este proyecto desarrollado por investigadores y emprendedores en coordinación con la Universidad Nacional del Sur y el CONICET, ha logrado dar a luz un aceite inteligente de uso industrial. Germán Prietto, docente universitario e integrante del equipo que lleva adelante esta iniciativa, da detalles de este emprendimiento tecnológico: “Somos un grupo emprendedor llamado IMT, el proyecto se formó en el Instituto de Física del Sur (IFISUR, CONICET-UNS), la Planta Piloto de Ingeniería Química (PLAPIQUI, CONICET-UNS), la Universidad Nacional del Sur y en la Universidad de Buenos Aires. El equipo está constituido por el Dr. Walter Tuckart del IFISUR, la Dra. Laura Pregliasco (ZumIn Consultora Colaborativa), el Ing. Bruno Pilotti de la PLAPIQUI y por mí”.

En cuanto al surgimiento de la idea primaria, señala la necesidad como inicio del proyecto. “La idea surge porque nosotros tenemos mucho vínculo con las empresas de la zona y además por nuestra formación académica y sabemos que el agua es un contaminante muy peligroso en los aceites y eso nos llevó a buscar algún tipo de respuesta y así fue que llegamos a este aceite inteligente, que es un aceite que tiene una resistencia excepcional al agua y se utiliza en equipos industriales como turbinas, cajas reductoras y cajas multiplicadoras de los molinos eólicos. Son equipos que sufren daños muy severos debido al ingreso de agua y además se evita un impacto ambiental muy importante”, subraya Prietto.

Esta tecnología permite a los aceites lubricantes comerciales incorporar a su estructura entre 20 y 90 veces la cantidad de agua máxima tolerada incluso por aceites premium, mejorando su capacidad lubricante.

En cuanto a la nominación que han recibido, Germán Prietto destaca: “Ahora somos uno de los cinco finalistas del Concurso de Planes de Negocios Tecnológicos del Instituto Balseiro. Es importante destacar que es un concurso de planes de negocios, acá no se premia a la tecnología, se destaca el plan económico desarrollado para la misma”, y añade: “Significa que se premian todos los pasos que estamos pensando para hacer que esta tecnología se pueda comercializar exitosamente. Esto nos ha llevado mucho tiempo y mucho esfuerzo intelectual en el armado de las estrategias. Se puede tener una tecnología excelente, pero después se necesita de un plan de negocio para que sea exitosa”.

En cuanto a los detalles de su creación, aclara: “Se encuentra protegida mediante secreto industrial, por lo que aún no podemos dar detalles, pero desde ya que todavía no fabricamos. Estamos negociando el licenciamiento de la tecnología para poder entonces efectivizar un primer aporte de capital, que nos permitirá terminar el desarrollo, orientándolo a la mejor patente posible. Recién entonces podremos contar detalles tecnológicos”.

Si bien el desarrollo no ingresó aún en etapa de fabricación, sus responsables trabajan en resolver una comercialización exitosa a partir de un modelo de negocios que resulte validado por actores relevantes del sector.

En tal sentido, la participación en el concurso promovido por el Instituto Balseiro “aporta masa crítica -según Prietto- a nuestra propuesta de calor, desafiando nuestros supuestos de forma de ayudarnos a corregir eventuales debilidades, hacia un lanzamiento exitoso de la empresa”.

Más información: www.uns.edu.ar