El grafeno vuelve a la carga con un dispositivo que potabliza el agua contaminada

Está hecho a base de aceite de semillas de soja y puede filtrar químicos, aceites y sal en un solo paso.

Nuevamente, el grafeno vuelve a ser noticia en la purificación del agua de mar con una membrana que es capaz de filtrar los contaminantes químicos y con base de aceites, y la sal al mismo tiempo. Se trata de GraphAir, un dispositivo creado por investigadores australianos de la Organización de Investigación científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO, por sus siglas en inglés).

Este dispositivo está hecho a base de aceite de semillas de soja, lo que lo hace amigable con el medio ambiente; y para cumplir su objetivo, lo único que necesita es calor, una membrana de filtro y una pequeña bomba de agua. Además, tiene la capacidad para purificar medio litro de agua por día.

Ver también:
En Argentina, buscan potabilizar el agua mediante el uso de desechos
Plantas y barro del río Paraná ayudarían a eliminar contaminantes tóxicos

Aunque ese valor no es importante, si el dispositivo sigue teniendo éxito en las pruebas iniciales, es cuestión de escalarla al tamaño ideal para aumentar la cantidad de líquido que puede purificar. Asimismo, puede ser aplicado en partes del mundo que todavía están luchando por tener agua limpia y podría servir para facilitar el acceso a ese bien.
Por ahora, esta tecnología fue probada con agua de la bahía de Sidney, Australia, y fue analizada por científicos de la Universidad de Sidney y la Universidad de Victoria, quienes corroboraron la potabilidad del líquido después de ser filtrado por este dispositivo innovador.

El problema del presente

La contaminación del agua es un problema omnipresente, que surge en las naciones más ricas y que afecta a las del tercer mundo, o a veces a sus propias poblaciones. Es más, casi un tercio de la población mundial -aproximadamente 2.100 millones de personas- no tienen acceso a agua potable, según Dong Han Seo, científico de CSIRO.

De hecho, un estudio reciente señaló que la contaminación provoca 9 millones de muertes prematuras cada año, y aunque la polución del aire es la principal responsable, la impureza del agua se encuentra en un segundo lugar.

Más información: www.csiro.au