EL USO DE BOMBAS EN EL PROCESO DE REFRIGERACIÓN

El enfriamiento o la refrigeración están presentes en prácticamente todas las instalaciones de procesos y producción industriales. Nos referimos, por ejemplo, a las de soldadura y moldeo por inyección, y también a los procesos industriales, como los químicos, de fermentación o de elaboración de productos lácteos.

Refrigeración Industrial
Figura 1 – Sistema típico de refrigeración industrial.

La función de la mayoría de las bombas instaladas en un sistema de refrigeración industrial es hacer circular agua por las distintas etapas del sistema de refrigeración.

A la derecha de la Figura 1, puede verse el sistema principal de circulación. El sistema principal de circulación hace circular el agua fría del sistema de refrigeración, lo que permite eliminar el calor generado por el proceso o la máquina, y la transporta de vuelta a la planta de refrigeración.

Las bombas circuladoras principales son bombas grandes y normales que funcionan de forma continua; por lo tanto, es importante poder controlarlas. La manera más eficaz de hacerlo es usar un control de presión diferencial o presión diferencial proporcional, con el fin de que la bomba solamente suministre el agua necesaria para el sistema.

Las siguientes en la lista son las bombas enfriadoras, que hacen circular el agua entre el tanque  y el lado frío de la enfriadora. En este caso, puede optimizarse el uso del tanque y emplear una señal de la enfriadora para arrancar y parar la bomba. Esto evita que se malgaste energía haciendo circular agua cuando la enfriadora no esté funcionando.

Las bombas de condensados transfieren el calor desde la enfriadora hasta la torre de refrigeración. Pueden controlarse mediante una señal de temperatura, o bien a través del sistema de control de la enfriadora; además, existe la posibilidad de efectuar un arranque lento cuando la temperatura del agua del condensador es baja.

La última etapa es la torre de refrigeración. En este caso, tenemos una torre de refrigeración por evaporación de circuito cerrado, que elimina el calor del sistema mediante la evaporación de agua. La circulación del agua de la torre puede controlarse en función de la temperatura del agua del condensador, lo que permite arrancar y parar el ventilador de la torre tanto como sea posible.

Más información: ar.grundfos.com