El guante descartable de protección química más delgado del mundo

Diseñado en tres capas para asegurar una mayor seguridad, tiene 0,19 milímetros de espesor y facilita la manipulación de piezas y herramientas pequeñas.

guante descartable delgado

A diferencia de los guantes desechables tradicionales, que protegen ante productos químicos por cortos periodos de tiempo y pequeños accidentes -como una salpicadura-, los guantes químicos suelen tener un diseño más grueso y fuerte para una protección más duradera.

El guante Microflex 93-260 tiene un espesor de 0,19 mm por lo que ofrece una protección superior a la vez que una mayor sensibilidad táctil y destreza para facilitar la manipulación de piezas y herramientas pequeñas, y se divide en tres capas:

  • Una exterior de nitrilo que protege contra solventes orgánicos. Debido a la resistencia de esta capa, soporta por más tiempo las demandantes condiciones físicas y químicas, por lo que los trabajadores pueden cambiar sus guantes con menor frecuencia dando como resultado una mejor productividad.
  • Una intermedia hecha de neopreno blando, que resiste ácidos y bases.
  • Y una interior, que es suave y especialmente diseñada para permitir poner y quitar fácilmente el guante.

www.ansell.com