Desarrollan biocomposites a partir de bioresinas y fibras naturales

Nuevo biocomposite

BIOAVANT es un proyecto coordinado por AIMPLAS que finaliza en diciembre de 2014 y gracias al cual se va a desarrollar un novedoso biocomposite a partir de aceite de soja y reforzado con fibras naturales de lino, cáñamo y yute. En el caso de la bioresina, que incluye en su composición aceite de soja, se pretende sustituir con ella un porcentaje muy importante del petróleo que habitualmente se emplea en los composites convencionales. Concretamente se espera reducir su presencia en la composición a un 60% ó 70%.

En el caso de las fibras naturales, su incorporación al nuevo material es muy importante porque no solo consiguen aligerar el peso del composite resultante entre un 30% y un 40%, sino que además sustituyen por fibras naturales un material como la fibra de vidrio, que durante su manipulación puede producir irritaciones y otros efectos sobre la salud de las personas y el medio ambiente.

bio composite e invesigador

Además, según explica Sergio Fita, investigador implicado en el proyecto, “uno de los aspectos más importantes de la producción de las fibras naturales cuando se las compara con la fibra de vidrio es que el consumo energético necesario para su producción es menor, con las consecuentes ventajas que eso implica también para el medio ambiente”.

Ventajas y propiedades que hacen del nuevo biocomposite un material apropiado para ser utilizado en sectores como la industria naval, el transporte público, la automoción, construcción, el mobiliario urbano, el ocio y el deporte, e incluso el de las energías renovables.

Precisamente, entre los objetivos del proyecto figura la fabricación de las palas de un demostrador de energía microeólica utilizando exclusivamente el nuevo material, de forma que el generador tendría una doble vertiente sostenible: la de la energía producida y la del material empleado para su construcción.

Más información en http://bioavant.aimplas.es/