Crean concreto que purifica el aire y la lluvia

Es capaz de limpiar hasta el 30% de partículas dañinas de la atmósfera y de filtrar el agua.

Dos estudiantes de ingeniería civil de la Facultad de Estudios Superiores de Aragón, dependiente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desarrollaron un tipo de concreto que tiene la capacidad de purificar el aire hasta un 30 por ciento de las partículas dañinas que flotan en la atmósfera y pueden usarse para acabados de edificios y fachadas.

El concreto sustentable tiene dos propiedades: purificar y permear. El primer proceso mediante el cual purifica el aire se llama “fotocatálisis”, una reacción que usa rayos ultravioleta (UV) y degrada los óxidos nitrosos para transformarlos en nitratos, según explicó Allan Rodríguez, uno de los estudiantes a cargo del proyecto.

Por su parte, el otro proceso deja pasar el agua para que se reintegre a las reservas del subsuelo para evitar que termine en las alcantarillas. “El agua de lluvia puede regresar a los mantos acuíferos y seguir su ciclo natural”, explicó Héctor Martínez, director de diseño del proyecto y quien se encarga de la fabricación de los moldes.

Para la creación de su producto, los estudiantes usan desechos como fibras orgánicas, caucho de llantas y cascajo. También puede reutilizarse para hacer un nuevo lote del mismo material.

Por el momento todo se fabrica de manera artesanal, por lo que el precio por metro cuadrado es de 66 dólares, sin embargo, los creadores de este concreto confían en que la gente lo utilice por sus ventajas ecológicas.

Ver también:
Soja para un filtro de aire más eficaz
El proyecto CarbFix: convertir el CO2 en roca
El sistema inteligente para la seguridad en la minería

Los emprendedores afirman que se puede aplicar en delegaciones que se ven afectadas por inundaciones e incluso podrían ayudar para que los monumentos históricos no se sigan hundiendo. También se puede utilizar en banquetas, estacionamientos o jardines ya que es muy resistente.

Ingenia Concretos

Bajo el lema de “No toda investigación o desarrollo científico tiene que quedarse en papeles o tesis de grado”, Allan Rodríguez -de 25 años- decidió crear la empresa Ingenia Concretos, en la que vende estas placas de concreto amigables con el medio ambiente, que buscan combatir dos de los principales problemas de la CDMX: purificación del aire y del agua de lluvia; además, vende objetos hechos de hormigón en ferias, exposiciones e incluso en Kichink.

Con este proyecto han sido galardonados en temas de Tecnología del Concreto y Concretos Especiales enfocados en conceptos como Durabilidad y Sustentabilidad, como The Concrete Convention and Exposition Fall 2015 en Denver, Estados Unidos, en donde obtuvieron el segundo lugar.

Más información: www.ingeniaconcretos.com.mx