BionicFinWave, el robot submarino ideado para la inspección de aguas

Esta tecnología desarrollada por Festo, que simula una planaria marina, es ideal para el trabajo de inspección, secuencias de medición o recopilaciones de datos en áreas como la tecnología hidráulica y aguas residuales, o en otros ámbitos de la industria de procesos.

BionicFinWave

La vida cotidiana de la industria exige llevar a cabo tareas típicas enmarcadas en la técnica de automatización como el agarre, el desplazamiento y la colocación de dispositivos especiales, así como la inspección en lugares donde se requiera el control y la regulación de procesos. Todas estas tareas pueden ser realizadas con un novedoso robot submarino.

Agudos observadores de los fenómenos de la naturaleza, Festo y su red de investigación en la que participan universidades e institutos de investigación, incluidas empresas dedicadas al desarrollo de nuevas tecnologías como la Bionic Learning Network, desarrollaron el BionicFinWave, un robot submarino que consta de aletas de silicona flexibles de una sola pieza.

Este es el caso donde la digitalización nutre la pirámide de la automatización en la automatización de procesos, donde BionicFinWave es el robot submarino autónomo con el que Festo da impulso a distintas formas del trabajo con robots autónomos y tecnologías de propulsión novedosas para medios acuáticos.

Inspiración acuática

Las planarias marinas, la sepia y el aba tienen una cosa en común, y es que para desplazarse generan una onda constante con sus aletas longitudinales que los propulsa por todo el largo de su cuerpo. Gracias a este denominado movimiento ondulante de la aleta, el BionicFinWave se maniobra mediante un sistema de tubos de cristal acrílico. El robot submarino autónomo se comunica con el mundo exterior por radio y los datos recopilados, como los valores de sensor reunidos sobre temperatura y presión se transfieren a una tabla.

Robot submarino

Las aletas longitudinales de los modelos naturales transcurren de la cabeza a la cola y se encuentran en la espalda, barriga o en ambos lados del cuerpo. El movimiento ondular de las aletas hace que los animales acuáticos desplacen el agua hacia atrás, lo que permite que se produzca un impuso hacia adelante. Con el movimiento inverso, los peces también pueden desplazarse hacia atrás y, en función del patrón de las ondas, pueden ir hacia arriba, abajo y a los lados.

Maniobras naturales

El BionicFinWave emplea sus dos aletas laterales para conseguir desplazarse hacia adelante. Están totalmente recubiertas de silicona y trabajan sin la presencia de travesaños ni otros elementos de protección. Esto hace que sean extraordinariamente flexibles y que puedan reproducir los movimientos ondulares líquidos de los modelos biológicos que ofrece la naturaleza.

Robot submarino 1

Para ello, ambas aletas (a la izquierda y a la derecha) cuentan con nueve brazos de palanca de tamaño reducido. Estos reciben el impulso necesario desde dos servomotores alojados en el cuerpo de robot submarino. Los dos cigüeñales adyacentes transfieren la fuerza a las palancas de manera que ambas aletas se puedan mover de manera individual. De este modo pueden generar patrones de ondas diferentes que proporcionan un desplazamiento hacia adelante lento y preciso. Además, así el agua se arremolina menos que, por ejemplo, con una tracción de tornillo convencional.

Para poder girar, la aleta exterior se desplaza más rápido que la interior. Esto se puede comparar con las cadenas de una excavadora.

Un tercer servomotor de la cabeza de BionicFinWave controla la flexión del cuerpo y gracias a su ayuda puede moverse hacia arriba y hacia abajo. Para que los cigüeñales puedan ofrecer la flexibilidad y el plegado oportunos, entre cada segmento de la palanca se aloja un eje cardán. Para ello, los cigüeñales, las articulaciones y las bielas de plástico en una pieza se consiguen mediante un procedimiento de impresión 3D.

Robot submarino 2

Combinación inteligente

El resto de elementos del cuerpo del BionicFinWave también se han impreso en 3D. Las cavidades permiten que se comporten como un cuerpo flotador. De manera simultánea, en el espacio más reducido, todas las tecnologías de control y regulación son impermeables, están fijadas de manera segura y encajan entre sí. Asimismo, en la parte delantera del cuerpo, junto a la placa con procesador y el módulo de radio, se encuentran un sensor de presión y sensores de ultrasonido. Miden constantemente las distancias a las paredes y la profundidad en el agua, lo que permite evitar colisiones con los sistemas de tubos.

Más información: www.festo.com

Ver tambien:

Canadá apuesta por un nuevo método para purificar el agua

En Argentina, buscan potabilizar el agua mediante el uso de desechos

La anguila robótica que detecta el grado de contaminación del agua