Bioetanol, un factor clave en la industria azucarera

Tras una serie de cambios, Ledesma se adapta a las demandas energéticas y del consumo masivo. El desarrollo de energías sustentables es promovido por uno de los tantos sectores de la compañía.

Bioetanol

Pese a haber sido considerado como un subproducto, el bioetanol se ha convertido en un factor clave para la industria azucarera. “En principio, era el excedente de la producción de esta e incluso se lo utilizaba como alcohol para la venta dentro del mercado interno”, según indicó Eduardo Nougues, director de Asuntos Legales e Institucionales de Ledesma.

Si bien para Nougues el negocio del bioetanol aun “viene por detrás del azúcar y el papel”, es considerado “indispensable” para la industria azucarera ya que ambas partes se encuentran muy vinculadas. Desde la compañía, son conscientes sobre los cambios que viven el negocio y los consumidores. Sobre todo en lo que se refiere a consumo de azúcar y papel. Por eso, están desarrollando rubros productivos más sustentables, como una posibilidad de seguir creciendo y reinvirtiendo.

Un impulso para la bioeconomía

Para Ledesma, tanto el bioetanol como la energía que proviene de la biomasa despierta muchas expectativas y también existen muchas inversiones relacionadas al tema en marcha. A su vez, el uso de la biomasa es impulsado por la unidad de Innovación, Energía y Medio Ambiente, una de las tantas áreas de la compañía.

Estadísticas del Comité de Biomasa de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) indican que la Argentina posee entre 60 y 80 plantas de biomasa, de las cuales 20 son grandes instalaciones. Estas plantas son básicamente de tratamiento de residuos sólidos urbanos o componentes orgánicos, así como mini biodigestores o mini lagunas cubiertas para consumo domiciliario.

Si bien todavía falta un marco legislativo y

de financiamiento para el sector, los proyectos para la producción de biomasa siguen en crecimiento y permitirán una mayor generación de energía limpia en nuestro país.

Una energía con futuro

Según un informe elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), entre 2018 y 2028 los cereales y el bioetanol serán los rubros agroindustriales que más expandirán su producción en la Argentina. De acuerdo a este, la posición de la región como exportador neto de este combustible se “fortalecerá” durante los próximos diez años, con el valor del comercio neto creciendo en un 11 por ciento anual.

Más información: www.ledesma.com.ar

Ver tambien:

Nanocelulosa, la clave para fabricar papel más resistente y ecológico

Biocombustibles a partir del PET y aceite de cocina