Cuando pedalear también es sinónimo de descontaminar

Smog Free Bycicle es una bicicleta desarrollada por un artista holandés y forma parte de un megaproyecto ambiental.

Desde hace años, el cuidado y recuperación del medioambiente está en la agenda de muchos gobiernos del mundo. Al mismo tiempo, han surgido una gran cantidad de ideas para mejorar esta situación. Una de las más recientes es Smog Free Bycicle, una propuesta de Studio Roosegaarde, que fue creado por el artista holandés Daan Roosegaarde para desarrollar proyectos que fusionan arte y tecnología en entornos urbanos.

¿Cómo funciona?

Concretamente, esta bicicleta tiene la característica de “inhalar” el aire contaminado, limpiarlo y devolverlo al ambiente.
Para lograr su cometido, los creadores colocaron un filtro sobre el manubrio que es capaz de renovar el aire ionizándolo y lo devuelve limpio a la altura de la cara del ciclista. Cabe destacar que cuanto más se pedalea más aire se descontamina. También, tiene el propósito de incentivar el uso de este medio de transporte.

Este purificador ambiental está en su fase de prueba, pero próximamente se pondrá en funcionamiento en una de las urbes con mayores índices de contaminación: Pekín, en China.

“Pekín solía ser una ciudad ciclista icónica. Por esto, queremos traer de vuelta la bicicleta como un ícono cultural de China y como el próximo paso hacia las ciudades libres de esmog”, aseguró Daan Roosegaarde, el creador de la bicicleta.

“Burbuja de aire limpio”

Este proyecto fue diseñado por el estudio holandés Roosegaarde, el mismo equipo que viene trabajando para mejorar la vida en las ciudades, reducir la contaminación y buscar un futuro más “limpio” a través de distintos mecanismos tecnológicos, como la famosa ciclovía solar inspirada en un cuadro Van Gogh.

La Smog Free Bycicle es parte de la propuesta más grande, que viene desarrollando el equipo de ingenieros y diseñadores, y que está encabezada por la Smog Free Tower, ubicada en Rotterdam.

Esta estructura crea una “burbuja de aire limpio”, gracias al efecto purificador como el que implementa en movimiento la bicicleta que se creó recientemente. Uno de los objetivos de esta iniciativa era visibilizar el problema, y lo hicieron a través de la confección de joyería con partículas de smog. Así, al ver un pequeño cuadrito negro sobre anillos recordaba que hay un inconveniente que resolver. Con la venta de estos “diamantes de smog” se llevó a cabo el proyecto.

Ver también:
Bagazo de caña de azúcar o el nacimiento de un nuevo purificador
La torre purificadora que convierte la polución en joyas

Más información: www.studioroosegaarde.net