AYSA amplía su red en el área metropolitana

Se trata de un programa de ampliación del sistema de agua y cloacas en la Provincia de Buenos Aires.

aysa agua canilla

La empresa dedicada a la prestación de servicio de agua corriente y cloacas en Argentina, AySA, está llevando adelante un programa de obras estructurales, básicas y domiciliarias de agua y saneamiento, destinadas a la expansión y la mejora de la calidad de los servicios y del medio ambiente. Este se conoce como el Plan Área Metropolitana, que se encuentra en el marco del Plan Nacional de Agua.

Como parte de este programa, la empresa está ampliando su radio de acción en la Provincia de Buenos Aires, para aumentar y mejorar las condiciones de las instalaciones operativas y de cobertura. “Los municipios del segundo y tercer cordón del conurbano no iban a poder contar con un servicio de calidad adecuada para un área metropolitana como Buenos Aires, si no se integraban al sistema global”, dijo el presidente de AySA, José Luis Inglese, en el marco de la Feria Internacional de Tecnologías del Medio Ambiente y el Agua (FITMA).Para lograr esta integración, mediante un convenio ratificado por una ley provincial, la Provincia le cedió al Gobierno Nacional -en cabeza del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda- la prestación de los servicios en ocho municipios: Escobar, San Miguel, José C. Paz, Malvinas Argentinas, Presidente Perón, Moreno, Merlo y Florencio Varela. Distinto es el caso de Pilar, dado que el servicio es municipal y no provincial, sin embargo, ya hay un acuerdo para que en el 2018 sea incorporado al sistema.

“Estamos pasado de una población de aproximadamente 11 millones de personas en esa área, a una de casi 15 millones; con una superficie total de 3.850 kilómetros cuadrados, lo que hace a AySA una de las cuatro empresas consolidadas más grandes del mundo”, señaló Inglese.

Se estima que para el 2018, el 8% del consumo de energía de AySA sea renovable.

Obras e inversiones

Para poder cubrir las necesidades de esa cantidad de la población con la calidad de agua potable adecuada, sobre todo teniendo en cuenta que gran parte del conurbano se abastece de agua subterránea que no cumple con las condiciones del código alimentario nacional, son necesarias grandes sumas de dinero. “Las inversiones anuales están en el orden de los 1.100 millones de dólares, pero es sólo el inicio. En realidad, para cumplir con ese plan, necesitamos 13.500 millones de dólares”, explicó el presidente de AySA.

Además, está en licitación la ampliación de la planta General Belgrano, en Bernal, -una de las tres más grandes que tiene la empresa, junto con la de Juan Manuel de Rosas en el área de Paraná de las Palmas, y la de San Martín en Palermo- para suministrar un buen servicio en el sur del área metropolitana. Adicionalmente, se va a adjudicar un río subterráneo de aproximadamente 4 metros de diámetro, que parte de esa planta y llega hasta Lomas de Zamora.

Asimismo, se van a poner en marcha obras para la construcción de plantas de tratamiento para asegurar la recolección por redes y la disposición adecuada de líquidos cloacales. “En este momento, hay una planta de tratamiento en Berazategui, que está descargando un emisario antiguo preexistente; está en construcción una de tratamiento primario en Dock Sud; y hay licitaciones para plantas en Lanús, Fiorito y Laferrere entre otras”, indicó Inglese.

agua aysa

Cuando culmine el Plan de Área Metropolitana, AySa va a estar gestionando 21 plantas de tratamiento.

Procesamiento de barros

El costo operativo para disponer los barros -o biosólidos- a 80 o 100 kilómetros de donde se generan, como se hace actualmente, es muy alto. Se calcula que si no se hiciera nada al respecto, para el 2019, el 10% del presupuesto sería destinado para este fin. “Por lo tanto, estamos preparando los términos de referencia para dos plantas que permitan operar sobre los barros, reducir su volumen y extraer su energía a través de la producción de gas para generar energía eléctrica”, manifestó.

Con esto se va a tener una doble ventaja: económica, con la reducción de costos operativos; y la producción de energías renovables. AySA es el segundo máximo consumidor de energía eléctrica en el área metropolitana, con un consumo de 80MW, y, debido a que Argentina firmó el Tratado de París, las empresas tienen la obligación de utilizar energías verdes como fuente de alimentación.

Pero esto significa que hay una necesidad de fondos muy grande, porque “no alcanza con el apoyo del Gobierno Nacional, que es permanente, ni con el de los organismos de créditos multilaterales, como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, que es muy fuerte. Hace falta la participación del capital privado”, precisó.

De este modo, las dos primeras instalaciones de procesamiento de barros se van a financiar mediante el sistema PPP -contratos de gestión de servicios-, es decir: el contratista va a realizar instalaciones en las plantas de AySA, va a procesar los barros que la empresa le va a suministrar y va a cobrar un determinado costo por cada tonelada procesada. “Aún así, el costo total va a ser inferior a lo que hoy le cuesta a AySA disponer los barros de forma ambientalmente aceptable”, detalló.

Esta es una forma de solucionar una posible sobrecarga del sistema por el aumento de consumidores: “En el año 2020, más del 30 por ciento de la población va a estar viviendo en las grandes metrópolis, y en el 2050, más del 60 por ciento”.

 

www.aysa.com.ar