Así acabó Israel con la escasez de agua

A través de un plan nacional, ayudó a las creación de más de 5 mil PyMEs que generan innovaciones para la desalinización y abastecimiento de recursos hídricos.

israel escasez agua

En los últimos 13 años, Israel pasó de tener escasez a lograr abundancia de agua apta para el consumo. A través de un proyecto gubernamental, comenzó la instalación de cinco plantas desalinizadoras -que hoy abastecen el 75 por ciento de los hogares-, reforzó el apoyo a las PyMEs que desarrollan nuevas tecnologías, y, además, reforzó la cultura del cuidado de este recurso.

El proceso de estas plantas consiste en recolectar el agua del mar para purificarla a través de diversos filtros, luego de dejarla reposar durante un tiempo para permitir la separación de los elementos ajenos. Al finalizar, se realiza un procedimiento de ósmosis inversa, ejerciendo presión en un extremo para llevar al líquido de un extremo al otro, limpiándolo con un filtro que atrapa las impurezas.

Dentro de estas cinco plantas se destaca la mayor desalinizadora del mundo, llamada Sorek. Esta se encuentra a dos kilómetros del mar Mediterráneo y a 15 de Tel Aviv. Su construcción llevó dos años y entró en operación en el 2013. Es totalmente automatizada, trabaja durante las 24 horas y sólo se necesitan dos personas para trabajar en el puesto de control.

Reforzó el apoyo a las PyMEs que desarrollan nuevas tecnologías.

La transformación hacia el agua

A parte de la construcción de las desalinizadoras, el Gobierno israelí entendió que uno de los factores más importantes para combatir la escasez es el precio del agua. Es por esto que, sin importar los niveles socioeconómicos y necesidades particulares por ser una región más desértica que otra, el valor es el mismo para todos los ciudadanos. Actualmente ronda entre 2 y 2,5 dólares por metro cúbico.

 

agua israel

Y es que el costo de todo el sistema hídrico de Israel es de 2.500 millones de dólares, por lo que estos cobros deben cubrir este valor, ya que el Gobierno no subsidia el consumo. “No hay presupuesto gubernamental para el sector, todo debe ser cubierto por el precio, el cual está en relación con los costos para la producción, desalinización y abastecimiento en las ciudades”, explicó Tami Shor, diputada de la Autoridad del Agua Israel.

Pero en lo que sí apoya el Gobierno es a los programas de innovación con aportes de 400 millones de dólares cada año. Con esto se benefician, en la actualidad, a casi cinco mil PyMEs nacionales, que tienen el objetivo de mejorar, desde algún ángulo, el cuidado, la recolección, distribución o el consumo del agua.

 

www.energy.gov.il