En Argentina, buscan potabilizar el agua mediante el uso de desechos

Investigadores del CONICET están desarrollando dos sistemas usando pellets de ramas, hojas y cáscaras de alimentos.

pellets de biomassa

Todo problema de contaminación de agua y cualquiera sea la fuente que lo provoque debe poder ser resuelto a partir del aprovechamiento de recursos locales, tanto materiales como humanos. Es la premisa básica de las líneas de trabajo que lleva adelante el grupo liderado por el investigador adjunto del CONICET Pablo Arnal en el Centro de Tecnología de Recursos Minerales y Cerámica (CETMIC, CONICET-CICPBA).

El ejemplo más concreto y reciente de lo que hacen es la firma de un convenio con la Municipalidad de Magdalena para poner en funcionamiento filtros de arena lentos (FDAL) en establecimientos escolares que no están conectados a la red de abastecimiento potable.

“Estamos experimentando las reacciones entre los materiales carbonizados y los distintos contaminantes. Para eso estudiamos las propiedades de la superficie de los pellets -que no sólo es externa sino también interna- ya que son como una esponja, es decir, están llenos de agujeritos microscópicos que absorben el agua”, detalló Arnal , y continuó: “En esas paredes hay muchos compuestos químicos que ‘enganchan’ a las sustancias tóxicas y las retienen, y lo que queremos lograr es que ese mecanismo sea selectivo”.

Los ensayos

El equipo del CONICET utilizó dos sistemas para realizar las pruebas de las interacciones: uno estanco y el otro continuo. El primero consiste en un recipiente lleno de pellets donde se vierte agua y se deja durante un tiempo; al retirarla, se espera que haya reducido su concentración de contaminantes. En el segundo, el líquido ingresa y fluye a una determinada velocidad por un tubo que contiene el material carbonizado, en el que los componentes nocivos deberían quedar adheridos.


IQ Data

El trabajo que llevan adelante los investigadores evita el uso de equipamiento costoso, ya que emplean reacciones químicas a partir de madera y latas, y que no consumen electricidad ni gas.

Más información: www.conicet.gov.ar